Miércoles 6 de Julio de 2022

23 de diciembre de 2021

Los puntos centrales del informe del FMI sobre el crédito al gobierno de Macri

El directorio ejecutivo del Fondo Monetario Internacional señaló en su evaluación del crédito otorgado en 2018 a la Argentina que “el programa fue frágil desde el principio”, y subrayó que “el FMI se rindió a los supuestos de crecimiento de las autoridades”.

 

 

Los siguientes son los puntos principales de la Evaluación Ex Post realizada por el FMI sobre el crédito que le concedió al gobierno de Mauricio Macri:

- El programa fue frágil desde el principio, y la estructura de la economía argentina limitó las opciones de política disponibles.

- El problema fundamental fue la falta de confianza en la sostenibilidad fiscal y externa.

- Los problemas estructurales subyacentes que enfrentaba Argentina, en particular la dolarización, la débil transmisión de la política monetaria, una base exportadora estrecha y una capacidad muy limitada del Estado para obtener préstamos internos, especialmente en pesos, significaban que concentrarse en un problema corría el riesgo de empeorar otro.

- Los inversores nacionales y extranjeros estaban atentos a la historia de crisis de Argentina, lo que los hizo notablemente rápidos para pasar de comprar un bono a 100 años a retirar sus fondos.

- La fragilidad se vio agravada por las limitaciones políticas en el diseño de políticas y por la interacción entre la política y la confianza del mercado.

- Las líneas rojas de la administración eliminaron las opciones de políticas que podrían haber mejorado las posibilidades de éxito.

- El FMI se rindió a los supuestos de crecimiento de las autoridades; las proyecciones de crecimiento más realistas, aunque debían presentarse en el Primer Examen, pueden haber beneficiado los debates sobre la estrategia y el diseño del programa.

- Fundamentalmente, los riesgos de una depreciación más pronunciada, y las consecuencias para la inflación y el servicio de la deuda, no se incluyeron adecuadamente en las proyecciones alternativas y la planificación de contingencias en una etapa temprana.

- El incipiente marco de metas de inflación se mantuvo inicialmente, aunque no se cumplieron las condiciones previas para el éxito.

- El programa no contemplaba reformas estructurales más amplias (en consonancia también con la opinión de que el problema inmediato era principalmente un choque de liquidez a corto plazo) y acomodaba medidas fiscales de baja calidad.

- A pesar de la clara comprensión de las experiencias anteriores, y en ausencia de alternativas de política (reconfiguración de la deuda y MFC), el programa terminó con una postura de política procíclica, posiblemente empeorando la fuga de capitales en lugar de impulsar la confianza.

- El programa no cumplió con sus objetivos, a pesar de las importantes modificaciones de las políticas económicas.

- El aumento de los reembolsos, junto con la fuga de capitales de los residentes, ejerció una presión considerable sobre el tipo de cambio. A pesar de las intervenciones cambiarias más allá de las disposiciones del programa, el tipo de cambio siguió depreciándose, aumentando la inflación y el valor en pesos de la deuda pública, y debilitando los ingresos reales, especialmente de los pobres.

- En resumen, el informe concluye que el programa no cumplió con los objetivos de restaurar la confianza en la viabilidad fiscal y externa y, al mismo tiempo, propiciar el crecimiento económico.

 

LA REFORMA TRIBUTARIA DEL MACRISMO "SOCAVÓ LA CAPACIDAD DE RECAUDACIÓN"

El Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional afirmó que la reforma tributaria que instrumentó el Gobierno de Mauricio Macri, “redujo significativamente la progresividad del sistema tributario y socavó su capacidad de recaudación”.

“El Acuerdo Stand By 2018 fue aprobado pocos meses después de que el Congreso Nacional aprobara una reforma tributaria (diciembre de 2017) que, junto con otras medidas tributarias implementadas desde 2016, redujo significativamente la progresividad del sistema tributario y socavó su capacidad de recaudación”, precisó el Fondo en su Evaluación Ex Post del crédito otorgado a la Argentina en 2018.

Indicó que “en 2016 se estableció una reducción gradual de las tasas del impuesto a la propiedad mueble, se eliminó el esquema de aumento de las tasas marginales y se suspendió la aplicación del impuesto por tres años para las personas que no ingresaron a la Ley de Amnistía Fiscal de 2016”.

“Cabe considerar que en Argentina aproximadamente 750.000 contribuyentes están sujetos al Impuesto sobre la Propiedad Personal, lo que representa el 2,5% más rico de la Población Económicamente Activa”, remarcó el Fondo.

Asimismo, señaló que “otra iniciativa en la misma dirección fue la reducción de las tasas del impuesto a las Ganancias de las sociedades, que pasó del 35% en 2017 al 30% en 2019”, y añadió que “habría seguido cayendo al 25% en 2020 pero esta reducción fue suspendida por la introducción de Social Ley de Solidaridad en diciembre de 2019”, ya con el gobierno de Alberto Fernández.


“Como resultado, la participación de los impuestos progresivos en los ingresos fiscales totales se redujo significativamente. Los impuestos donde más cayeron los ingresos entre 2015 y 2019 fueron los que gravan la renta, las utilidades y las plusvalías (del 6,46% al 5,14% del PBI) y la propiedad (del 0,32 al 0,15% del PBI)”, puntualizó el organismo.

Destacó que “la reforma tributaria implementada por la entonces administración tenía como objetivo mejorar el saldo primario a través de tasas impositivas más bajas, bajo el supuesto de que promoverían una mayor inversión y producción y, por lo tanto, una mayor recaudación tributaria”.

Sin embargo, subrayó que “esto no sucedió y, en cambio, provocó una mayor subfinanciación, lo que incidió en la necesidad de reducir aún más el gasto público para alcanzar las metas del balance fiscal primario”.

“Esta necesidad fue cubierta en parte por la aplicación de impuestos a la exportación a todos los bienes y servicios, una medida altamente distorsionante. De hecho, las reducciones generalizadas de las tasas impositivas más la crisis económica produjeron una caída de los recursos del Tesoro como participación del PBI de 20,36% en 2015 a 17,02% y 18,17% en 2018 y 2019 respectivamente”, concluyó el Fondo.

 

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!