Hoy es viernes 20 de septiembre de 2019 y son las 22:19 hs. ULTIMOS TITULOS: Indemnizados y en moto / El colador de reservas / Fuga de capitales récord en agosto / Mayor flexibilidad para traer las divisas /  ?El experimento neoliberal ha sido un fracaso espectacular? / El peso de la deuda  / Más dudas que definiciones sobre cómo se paga / Amenazan con reducir servicios de larga distancia / La flexibilización laboral detrás del pedido de "emergencia" / Los pilotos de líneas aéreas podrían realizar medidas de fuerza / Christine Lagarde: "Argentina tocó a nuestra puerta"  / Según Dietrich, seguirán congelados los pasajes en colectivo / Para Melconian y Moody´s, este cepo no alcanza / Caída para todos, menos el campo / La desocupación más alta en catorce años /

18 de febrero de 2019
Tres, tirando a dos
A tres semanas de las elecciones, la percepción es que a grandes rasgos el panorama de tres grandes fuerzas se mantiene, sólo que dos de ellas

 

Decíamos en diciembre pasado, al iniciarse la campaña electoral, que según todos los indicios el escenario político estaba dominado por tres grandes fuerzas, MPN, Cambiemos y Unidad Ciudadana, que por entonces se repartían en tercios el 90% de la intención de voto para las elecciones provinciales del 10 de marzo.

A tres semanas del desenlace, la percepción es que a grandes rasgos ese panorama se mantiene, sólo que dos de las tres fuerzas, el partido provincial y el frente pan kirchnerista, mantienen una virtual paridad y Cambiemos tiende a quedar en un segundo plano todavía con fuerte ventaja sobre el resto de las fuerzas políticas pero con cierta distancia de los dos primeros.

Sin perjuicio de que en estas apreciaciones no hay nada definitivo porque es una verdad remanida que la encuesta ‘en serio’ son los comicios, parece difícil que el actual estado de cosas se pueda revertir en el escaso lapso de tiempo que queda hasta el día del acto eleccionario.

¿Qué ocurre? Una lectura posible es que la confluencia entre el PJ kirchnerista y el Frente Neuquino, Materializada en la fórmula Rioseco - Martínez, se ha convertido en una alternativa poderosa, capaz de disputar al MPN casi de igual a igual.

No obstante, algunos sondeos indican que la suma entre la intención de voto que Rioseco y Martínez mantenían separadamente antes de la unidad no fue matemáticamente perfecta, ya que a posteriori el primero conservó un mayor porcentaje de adhesión de lo que mantuvo Martínez, y tienden a explicar esta situación por las resistencias que despierta el primero entre algunos sectores del PJ,

Pero hoy la mayoría de los guarismos en danza dan cuenta de una virtual paridad con el partido provincial, algunos con este último tres o cuatro puntos arriba, otros en paridad y aún algunos que dan cuenta de que encabeza Unidad Ciudadana - Frente Neuquino.

Una lectura posible sobre el actual estado de cosas es que el kirchnerismo en la provincia no solo se sigue manteniendo fuerte (Scioli ganó en Neuquén en 2015sino que ha crecido, y que esa situación obedece entre otras causas al rechazo por el formidable desbarajuste en que ha sumido al país, en sólo tres años de desaciertos, el chapucero gobierno de Macri.

Esta evaluación se vería confirmada por el hecho de que todas las encuestas que se conocen dan cuenta de que Cristina Kirchner mantiene en la provincia una ventaja de entre 11 y 12 puntos sobre el actual presidente.

Habría contribuido a materializar ese escenario la excesiva proximidad (por ser un tanto diplomáticos) del gobierno de Gutiérrez con el gobierno de Cambiemos, algo que inclusive un número considerable de afiliados y simpatizantes del partido provincial no terminan de ver con buenos ojos.

No pocos censuran la política de mano alzada con los más controvertidos proyectos del macrismo, como el despojo a los jubilados o el presupuesto del FMI, para poner sólo dos ejemplos a mano.

Al menos dos cosas plantean interrogantes sobre un eventual triunfo de UC – FN. En una provincia gobernada desde hace 55 años por un partido vitalicio, ¿cuántos de los dirigentes de esa coalición están realmente convencidos de que se puede y debe ganar? La otra es de orden objetivo: ¿Es posible desplazar al partido hegemónico, sin una grave crisis económico – social de por medio?

El candidato de Cambiemos, Horacio Quiroga, parece ser víctima del mismo malestar por el desgobierno macrista. Eso a pesar de la abrumadora obra pública desarrollada por su gestión, bien que con marcados criterios de desigualdad, pero igualmente valorable.

Por lo demás, es un secreto a voces que el intendente no ha recibido un respaldo material consistente del gobierno nacional como podía esperarse tratándose de uno de sus candidatos y del primer test electoral del 2019.

Visto en estos términos “Pechi”, que sin lugar a dudas cuenta en Neuquén, sobre todo en la capital, con un bagaje importante de votos propios, no sólo no se beneficiaría de su sociedad con el macrismo sino que en cierta medida se perjudicaría, como si cargara con un pesado lastre.

En cuanto a la performance de Omar Gutiérrez, en cierta medida parece indicar que el partido provincial acusa signos de fatiga. Un dato de la realidad que no se puede dejar de tener en cuenta es que Figueroa, más allá de su apuesta fracasada, dejó expuesto cierto descontento interno (también externo) que no se termina de saber dónde se canalizará en la elección que está por delante.

La campaña de la neuquinidad al palo, sin conflictos y de ribetes idílicos que esgrime el candidato oficial, juntamente con la decisión de mostrar sólo resultados de gestión y no exponerse al escrutinio de la prensa ni al intercambio de fusilería con sus competidores, parece estar dándole resultados.

Su planteo de campaña no es creíble pero no es malo, porque al fin y al cabo todo el mundo sabe dónde le aprieta el zapato, y es bastante evidente que la crisis nacional desatada por el grupo de inescrupulosos que gobierna está bastante atenuada en Neuquén, gracias al fuerte aumento de ingresos provenientes de la explotación hidrocarburífera no convencional.

Que la política energética sea a largo plazo funesta es otra cosa-Por lo pronto nadie, ni en el oficialismo ni en la oposición, parece muy dispuesto a cuestionarla para no parecer aguafiestas.

El tema es que todo esto parece no alcanzar, al menos para que el MPN tuerza el rumbo electoral declinante de los últimos años. Después de medio siglo de hegemonía si gana -sigue siendo el favorito en las apuestas-, nada parece indicar que lo vaya a hacer por amplia ventaja.

 

Por Héctor Mauriño 

 

Fuente: http://vaconfirma.com.ar/



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








LA RADIO EN VIVO

 

Estamos escuchando

Mira Como Revoleo

de 22.00 a 24.00

 

DOLAR

 
COMPRA
VENTA
55.08
59.08

 
 

LA RADIO EN TU MOVIL

 

 





RadiosNet