Martes 18 de Mayo de 2021

POLITICA

30 de diciembre de 2020

Ley de IVE cosechó posiciones encontradas por parte de dirigentes oficialistas y opositores

Dirigentes oficialistas y opositores expresaron hoy opiniones encontradas de satisfacción y de rechazo tras la aprobación en la cámara de Senadores del proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), tras una jornada que fue calificada de "histórica" por unos y "triste" por otros.

 



El gobernador de Tierra del Fuego, Gustavo Melella, celebró que "las mujeres adquieran un derecho que fue arduamente debatido en el estado más puro de la democracia", en referencia a la sanción de la ley aprobada esta madrugada en la cámara alta por 38 votos afirmativos contra 29 negativos y una abstención, que, remarcó, "no es contra la vida de nadie".

"Es una ley que otorga derechos", ya que "el aborto existe y la aprobación de la ley es una cuestión netamente sanitaria", escribió Melella, en su cuenta de la red social Twitter.

En la misma red social, la vicepresidenta del bloque del Frente de Todos en la Cámara de Diputados, Cecilia Moreau, evaluó que con la sanción de la ley se hizo "historia" y afirmó que ahora la Argentina "tiene aborto legal, seguro y gratuito".

"Con 38 votos afirmativos, 29 negativos y 1 abstención la Interrupción Voluntaria del Embarazo #EsLey", expresó la presidenta de la comisión de Legislación General de la Cámara baja y agregó: "Compañeras, hicimos historia. ¡Argentina tiene aborto legal, seguro y gratuito!".

Desde la oposición, el diputado bonaerense de Juntos por el Cambio, Daniel Lipovetzky, destacó en Twitter la sanción de la ley, al considerar que Argentina "hoy es más igualitaria que ayer" y sostuvo que "siempre supe que era imposible detener este proceso muy bien liderado por las mujeres".

La senadora nacional justicialista por La Pampa, Norma Durango, destacó la "lucha incansable" de las mujeres en esa provincia a favor de la legalización del aborto que es "reconocida en todo el país" y expresó su "profundo reconocimiento" a esas militantes que permitieron que hubiera un "gran aprendizaje" en el distrito.

En diálogo con Télam, Durango definió como "una experiencia maravillosa" la vivida en las últimas horas en el Senado, que discutió y convirtió en ley el proyecto de la IVE y el de los Mil Días, y dijo que se dio en el marco de "un camino esperanzador" que se inició también ayer con el comienzo de la "vacunación contra el coronavirus" en todo el país.

El presidente de la comisión de Salud de la Cámara de Diputados, Pablo Yedlin (Frente de Todos-Tucumán), agradeció en su cuenta de Twitter a las mujeres que les "enseñaron a entender" y agregó: "La IVE es una realidad por ley del Congreso en Argentina. Fue un honor haber sido una pequeña parte en esta Historia".

La presidenta de la comisión de Mujeres y Diversidad de la Cámara de Diputados, Mónica Macha (Frente de Todos), escribió en la misma red social: "Las lágrimas de emoción, de reivindicación nos limpian de memorias dolorosas" y dijo que "El agua sana, el aire de esta madrugada también".

"Estamos juntxs construyendo otra cultura. Lo sabemos, lo sentimos. Siento pienso que cumplimos: es ley 2020. #AbortoLegal2020", concluyó.

El presidente de la Coalición Cívica, Maximiliano Ferraro, escribió en su cuenta de Twitter: "Es Ley" y agregó "Contamos con una vergüenza menos y una libertad más", con el hashtag #EsLey.

La titular de la comisión de Legislación Penal de la Cámara baja, Carolina Gaillard (Frente de Todos-Entre Ríos), afirmó: "El aborto es legal en Argentina. Mañana seremos una sociedad muy justa, más igualitaria, y de derechos. #EsLey".

Por su parte, la diputada radical por Córdoba, Brenda Austin, se manifestó en Twitter sobre la sanción de la ley al escribir: "Tenemos Aborto Legal en Argentina!".

La diputada nacional del PRO, Silvia Lospennato, también celebró la sanción de la iniciativa:"Lo hicimos juntas. Es Ley" y concluyó su tuit con un corazón verde.

En tanto, entre quienes rechazaron la sanción de la ley, la diputada nacional del PRO, Dina Rezinovsky, escribió que "hoy Argentina es un poco más injusta para generaciones de niños y niñas por nacer y para sus madres a las que les dicen que aborte porque no le queda otra".

"Mañana como siempre, trabajando al lado de las mujeres para prevenir, acompañar y decirle: SI A LA VIDA", completó.

A su vez, la diputada nacional del PRO, Carmen Polledo, dijo en declaraciones a Télam que "es una ley que no sirve" y "un fracaso" para la sociedad argentina, al tiempo que abogó por "seguir trabajando en la prevención, con un Estado verdaderamente presente, con educación sexual integral y acompañamiento serio a los jóvenes".

Desde el mismo partido, la diputada nacional por Córdoba, Soher El Sukaria, escribió: "Jamás pensé que habría celebraciones por la muerte" y agregó: "Menos, mucho menos, por la muerte de los más indefensos: hoy, Argentina duele".

En tanto, la diputada nacional de la UCR por Corrientes, Estela Regidor, afirmó en diálogo con esta agencia que "es un día triste y un fin de año dolorosísimo", al considerar que se trata de "una muy mala ley que no pasa ninguna prueba de constitucionalidad y mucho menos el sentido común con el más de 64 por ciento de niños pobres, especialmente adolescentes".

El diputado nacional de Consenso Federal, Alejandro "Topo" Rodríguez, manifestó a Télam su "respeto a todos los que han votado por sus convicciones, las comparta o no", pero repudió "profundamente a quiénes de un día para el otro se dieron vuelta como un panqueque".

En ese sentido, agregó que "eso no se hace", en alusión a quienes habían votado en contra en 2018 y ahora lo hicieron a favor.

Argentina cuenta desde hoy con una ley de interrupción voluntaria del embarazo (IVE) que amplía los derechos de las mujeres y garantiza su atención en el sistema público de salud, después de una extensa lucha de los colectivos feministas que terminó en histórica victoria tras 12 horas de debate en el Senado.

Impulsado por el presidente Alberto Fernández en sintonía con una promesa de campaña, el proyecto fue sancionado en la cámara alta con el voto de 39 senadores y el rechazo de 29, lo que convirtió a la Argentina en uno de los primeros países de América latina en disponer de una ley de este tipo.

Hasta hoy, existía una legislación de vigencia centenaria que exponía a las mujeres que acudían al aborto a una condena de cárcel y sólo permitía la interrupción de los embarazos en casos de violación o de peligro de vida para la persona gestante.

Ahora, con la normativa lograda, las mujeres podrán interrumpir un embarazo hasta la semana 14 sin temor de ir a prisión y el sistema de salud pública deberá garantizar la cobertura de la intervención de manera gratuita.

El aborto legal se convirtió en ley luego de una maratónica sesión del Senado que empezó ayer, se extendió durante 12 horas, y que fue seguida por miles de manifestantes y colectivos de mujeres de todo el país.

El Presidente Fernández celebró la sanción de la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), que, juzgó, convierte a la sociedad argentina en una que "amplía derechos a las mujeres y garantiza la salud pública".

La sanción fue celebrada también por la ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta, quien dijo que se trata de la respuesta a una "demanda histórica" de las mujeres y luego de que en 2018 el colectivo feminista hubiera quedado con un "sabor amargo" por la derrota legislativa en el Senado.

"Esto es un logro de muchas décadas, de muchas mujeres, y hoy la política se hizo cargo de esta demanda", expresó, por su parte, la secretaria legal y técnica de la Presidencia, Vilma Ibarra, en una improvisada conferencia en el Congreso minutos después de la sanción.

En tanto, medios de todo el mundo reflejaron en sus portadas la sanción del proyecto en Argentina y destacaron que la instauración de la nueva ley "abre un camino en América Latina".

La cadena estadounidense CNN calificó de "histórica" la sanción de la norma y destacó la "gran victoria para los defensores del derecho al aborto en el país de mayoría católica", mientras el diario español El País remarcó que se "abre un camino en América Latina".

Por su parte, el diario El Universal, de México, reflejó el hecho "histórico" a través del cual Argentina se "se une a Uruguay, Cuba y Guyana, los únicos países de América Latina en donde el aborto es legal".

La transversalidad de este proyecto, que dividió a las dos principales fuerzas políticas del país pero en general a toda la sociedad, transformó a esta norma en una de las pocas que logró trascender la llamada "grieta" que divide a los argentinos en materia política.

En la oposición, la sanción de la ley significó una derrota interna para los "celestes" de Juntos por el Cambio, una mayoría dentro del espacio, y sumó otro sinsabor para el expresidente Mauricio Macri, que hasta último momento llamó a sus aliados a "no ser funcionales" al Gobierno.

Los intentos del exmandatario por convencer a los "verdes" de Juntos por el Cambio fracasaron, y la sanción fue entendida como una victoria de la alianza gobernante Frente de Todos que había impulsado la iniciativa y que en los últimos días había salido a buscar los votos uno por uno.

La indefinición de algunos senadores que mantuvieron en reserva su posición hasta el último minuto hizo que la sesión fuera una de las que mayores expectativas concitara no sólo en la opinión pública sino en el resto de los países de habla hispana.

Pocas leyes como esta -con excepción de la referida a la resolución 125 de retenciones agropecuarias, en 2008- llegaron al recinto con un resultado tan incierto al punto de que se especulara con que la vicepresidenta y titular del Senado, Cristina Fernández de Kirchner, pudiera llegar a desempatar.

Al igual que durante la sesión de la Cámara de Diputados, que el 11 de diciembre había votado a favor por 131 contra 117, el debate del Senado, que terminó 38 a 29 -más una abstención-, fue seguido desde los palcos por diversas personalidades de la política y el gabinete.

Tras la sanción de la norma sobre el aborto, el Senado aprobó además por unanimidad el proyecto de Ley Nacional de Atención y Cuidado Integral de la Salud durante el Embarazo y la Primera Infancia, conocido también como el Plan de los 1.000 días.

Los festejos siguieron en la calle, en las inmediaciones del Congreso y hasta en otros barrios porteños con bocinazos de automóviles que circulaban en horas de la madrugada.

 

 

 

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!